Los ganadores del Latin Grammy 2017

Blanca Villarreal | Juventud Presidente

Despacito, de Luis Fonsi fue la canción más premiada en los Latin Grammy 2017, realizados la noche de este jueves en Las Vegas, Estados Unidos, que también reconocieron a más artistas como Residente, Natalia Lafourcade, Alejandro Sanz y Vicente García, entre otros.

grammy2017

El tema, que llegó al tope del Hot 100 de Billboard, ganó el premio a mejor grabación, mejor canción, mejor fusión por su versión con Justin Bieber, y mejor video en versión corta.

"Ha sido un año hermoso, diez u once meses de mucho trabajo, de representar a nuestro idioma en el mundo entero, de disfrutar de una canción que gracias al público latino y a mucha gente se ha convertido en una canción muy importante, unir al mundo entero, romper la barrera del idioma", dijo Fonsi a periodistas.

Fue el tema que cerró la ceremonia de la 18a edición de los premios más importantes de la música latina, celebrada en Las Vegas, con una versión "vestida de diferentes géneros" junto a Bomba Estéreo, Víctor Manuelle y Diplo.

Rubén Blades se fue con el premio más importante, el de álbum del año, con su Salsa Big Band, grabado junto a su compatriota Roberto Delgado y su Orquesta, el segundo de esta noche, también ganó mejor álbum de salsa.

Residente por su parte, que llegó con nueve nominaciones al Grammy, sumó dos trofeos: mejor álbum de música urbana por Residente, su ambicioso trabajo inspirado en el estudio de su genoma, y mejor canción urbana por "Somos anormales".

El dominicano Vicente García se impuso como mejor nuevo artista, mejor canción tropical con Bachata en Kingston y mejor álbum cantautor con A la mar, su trabajo en el que se pasea con comodidad entre la bachata y el reggae y que produjo Eduardo Cabra, Visitante de Calle 13.

Los Grammy Latino se otorgan por votación de los miembros de la Academia Latina de la Grabación, que el miércoles hizo un homenaje a Alejandro Sanz como persona del año.

Este jueves, tocó a Juan Luis Guerra entregar a Sanz ese Grammy de reconocimiento a su carrera, que el español dedicó a "estos chicos que viven en este país hace muchos años y están aún en una situación ilegal, los dreamers".

Sanz se sumó así a la defensa de los 700.000 inmigrantes sin papeles, la mayoría latinoamericanos, llegados de niños a Estados Unidos que el gobierno de Trump amenaza con expulsar tras derogar en septiembre el programa que los protege de la deportación.