Muchos nicaraguenses fueron engañados por una campaña de la oposición en Nicaragua, que sacó lo más tóxico de un opositor, normalizando; asesinar, quemar personas, torturar y destruir en nombre de la patria.

“La Alianza tiene que ganarse una base popular que no la tiene, porque ustedes nacieron sin base popular”.